Titulo

Impulsa Chihuahua nuevos puntos de conectividad con Estados Unidos

Inicio / Impulsa Chihuahua nuevos puntos de conectividad con Estados Unidos
​En Washington, D.C., presenta Chihuahua cinco proyectos binacionales.

Al ser la capacidad de logística y movilización de bienes y mercancías, uno de los aspectos más importantes para la competitividad de las regiones, en días pasados se llevó a cabo en Washington D.C la “Reunión Plenaria del Grupo Binacional México–Estados Unidos sobre Puentes y Cruces Internacionales”, en la que participaron representantes de los diez estados fronterizos de ambos países.
 
Encabezada por el Departamento de Estado y la Secretaría de Relaciones Exteriores, en la reunión uno de los temas tratados fue la necesidad de ampliar y hacer más seguros y eficientes los puntos de interconexión entre ambos países.
 
El director de Industria de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico y en representación del Estado en la reunión plenaria, Jaime Campos Castuera, informó que Chihuahua presentó cinco proyectos, dos de ellos en colaboración con el estado de Nuevo México y tres más con la participación del estado de Texas. De estos, hay algunos que presentan un gran avance o están próximos a consolidarse, como es el caso del cruce ferroviario de Jerónimo–Santa Teresa, que se encuentra en etapa de solicitud de permisos presidenciales e intercambio de notas diplomáticas.
 
“Este es un proyecto que está planeado para el año 2022, quedará fuera de esta administración, pero el gobernador, Javier Corral y la secretaria Alejandra De la Vega, trabajan en él, para que se materialice en un futuro, a favor del estado”, señaló el director de Industria.
 
Esta es una obra, que si bien tardará algunos años más, marcará un parteaguas para el comercio internacional en la frontera, con un beneficio de alto impacto para Ciudad Juárez, que está buscando modificar el modelo maquilador y atraer industria de primer nivel, por su posición estratégica y calidad de recurso humano.
 
En la carpeta de proyectos de infraestructura analizados y discutidos por las autoridades de ambos países y presentados por Chihuahua, se encontraba también:
 
El dotar al cruce internacional entre Sunland Park y Ciudad Juárez, de una zona de acceso peatonal, que a pesar de que en un inicio pudiera no tener tanta demanda como los ya establecidos, sería de gran beneficio para la zona poniente de Juárez.
 
La construcción de un nuevo cuerpo del puente, para vehículos ligeros, así como para peatones en el municipio Ojinaga, obra que está por iniciar en el mes de agosto. Además de retomar el proyecto de crear un cruce ferroviario en la misma localidad, con el fin de inyectarle vitalidad a la conexión trasnacional.
 
Un quinto proyecto consiste en conectar la Carretera 45 (Panamericana) con el cruce internacional Guadalupe–Tornillo, para que el transporte de carga proveniente del interior, no entre a la mancha urbana de Ciudad Juárez y pueda desviarse a este puerto fronterizo, con el fin de acortar los tiempos de traslado y reducir el impacto vial sobre la ciudad y la contaminación del aire.
 
“Este tipo de reuniones son de importancia medular para el desarrollo económico de la entidad, pues con la consolidación de estos proyectos, el impacto positivo se reflejará de inmediato en la economía de Chihuahua”, afirmó Jaime Campos.
 
Más allá del discurso y los cambios de gobierno, la relación México–Estados Unidos, contiene elementos indisolubles, como los 3 mil 185 kilómetros de frontera y los más de 12 millones de habitantes residentes a ambos lados de la línea divisoria.
 
Una relación bilateral en la que cada minuto se comercializa un millón de dólares y que encuentra en su vínculo económico, una oportunidad de crecimiento y desarrollo para sus comunidades.
 
“Tenemos una situación geográfica excelente. Con la infraestructura adecuada, así como con un alto nivel de conectividad, seremos más atractivos para las empresas de alto nivel”, concluyó el funcionario.