Formulario de búsqueda

 
observa

Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología

Cañón de Santa Elena, Área de Protección de Flora y Fauna.

Inicio / Areas / Cañón de Santa Elena, Área de Protección de Flora y Fauna.

Cañón de Santa Elena, Área de Protección de Flora y Fauna.

 

El Área de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena es una zona protegida para la flora y la fauna ubicada en los municipios mexicanos de Manuel Benavides y Ojinaga, en el estado de Chihuahua. Fue fundada el 7 de noviembre de 1994 y tiene una superficie de 277 209 hectáreas.

El objetivo de la reserva es proteger al desierto chihuahuense, que alberga diversas especies de flora y fauna. Entre la primera se destaca el matorral desértico micrófilo, el matorral desértico rosetófilo, el pastizal, el bosque de encino y la vegetación riparia, entre las que abundan diversas especies. En la segunda se destacan las aves y los mamíferos que se han adaptado a la aridez, como el gato montés y algunos venados, como también aves rapaces.

El Cañón de Santa Elena se ubica al noreste de Chihuahua, limitada al norte por el Río Bravo y al estepor Coahuila. El 80% de la reserva se ubica en los municipios de Manuel Benavides y de Ojinaga. Abarca una franja de treinta km de ancho por cien km de largo, extendiéndose de este a oeste. Presenta una altura sobre el nivel del mar que va desde los setecientos m hasta los dos mil cuatrocientos m, en la parte más alta de sus cañones.

En el área existen diversas especies, de las cuáles setenta y nueve están protegidas. Trece de estas son especies de flora, en su mayoría cactáceas, mientras que las sesenta y seis restantes son especies de fauna, entre las que se destacan el oso negro, el águila real, el halcón peregrino y el castor.

El área posee una gran diversidad de vegetación, destacándose el matorral desértico micrófilo, el matorral desértico rosetófilo, el pastizal, el bosque de encino y la vegetación riparia, como también matorrales de guamis, mariola, cenixo y guayacán, además de mezquite, gatuños y huizaches. En la región se desarrolla una vegetación resetófila, la cual se constituye de lechugilla, sotol y de diversas especies de cactáceas. Además, existe una vegetación ribereña constituida por álamos y sauces.

En el matorral desértico micrófilo se pueden encontrar especies como guamis (Larrea Tridentata), hojasén(Flourensia cernua), mariola (Parthenium incanum), mezquite (Prosopis glandulosa), ocotillo (Founquieria splendens) y junco (Koeberlinia spinosa), entre otras. En el matorral desértico rosetófilo se pueden encontrar especies como palma (Yucca rostrata), lechuguilla (Agave lechugilla), maguey (Agave spp), entre otras. Por otro lado, en los pastizales existen especies como las navajitas (Bouteloua gracilis) o el zacate chino (Hilaria belangeri), entre otras.

La fauna de la región está compuesta por aves y mamíferos que se han adaptado a la aridez. Entre las especies que habitan el área se encuentran la liebre de cola negra (Lepus californicus), el Lince rojo (Lynx rufus), el venado de cola blanca (Odocoileus virginianus), el venado bura, el pecarí de collar (Tayassu tajacu), las palomas (Zenaida macroura), algunos patos y los coyotes. También hay aves rapaces, como el halcón peregrino (Falcao peregrinus), el cernícalo (Falco sparverius) y el águila real (Aquila chrysaetos). Además se destaca la presencia de aves canoras y de ornato, de castores y de varias especies de peces.

El área protegida está afectada por variadas amenazas, siendo todas causadas por el ser humano. Estas pueden ser ambientales, debido a los excesos cometidos por los pobladores sobre los recursos del pastizal, con la ganadería extensiva y la sobrecarga de ganado, y el desmonte para la utilización de esas áreas para nuevos cultivos, perdiéndose así especies vegetales nativas. Otra amenaza es el aprovechamiento minero, utilizando los materiales extraídos para las obras y los servicios. También existe el contrabando de hormiga, sobre todo de cactáceas, fósiles y otros artefactos arqueológicos utilizados por los antiguos habitantes de la zona. Una amenaza a futuro es la actividad turística sin control.

 

Áreas Naturales Protegidas de Chihuahua


Cañón de
Santa Elena

Campo Verde
 

Mapimí
 

Janos
 

Samalayuca
 

Río Bravo
 
           

Tutuaca
 

Cumbres
de Majalca

Basaseachi
 

Papigochi
 

Cerro de
Mohinora

 

           
Haz click en la imagen para saber más sobre cada área natural protegida